• Traductor Google

Hongos Ganoderma contra el cáncer

Ganoderma

No te dejes engañar por el titular, esto no va de competiciones. En medicina, sea MTC o sea occidental, todo suma. Y aunque la cautela de este tipo de anuncios es la máxima, no deja de ser una buena noticia que los hongos Ganoderma puedan ayudar a detener el crecimiento de tumores. Pero vayamos por partes.

¿Qué es el Ganoderma?

Conocido como el “hongo de la inmortalidad” (Ling Zhi, su nombre en chino) es un hongo conocido en toda Asia por sus múltiples propiedades medicinales. Su uso se remonta a hace más de 5.000 años (aunque en occidente se empezó a utilizar en los años ochenta) ya que cuenta con más de 150 antioxidantes (6 veces más que el té verde) y fitonutrientes, unos valores inmensamente superiores a cualquier otro hongo o planta medicinal que podamos encontrar en la naturaleza.

Entre sus incalculables beneficios destacan:

      • Es anticancerígeno por su gran cantidad de antioxidantes que se ha probado que ayudan a la disminución del tamaño del tumor.
      • Es un potente antiinflamatorio, sin apenas efectos secundarios.
      • Mejora la respuesta inmunológica del cuerpo, ayudando a equilibrarlo.
      • Sirve como tratamiento anti-envejecimiento, debido a su alto porcentaje en antioxidantes.
      • Tiene un uso contra la Diabetes, ya que alguno de sus componentes incrementan los niveles de insulina en la sangre y reducen la glucemia.
      • Es antibacterial y antiviral. Actualmente se está experimenta su uso en enfermos con herpes y VIH.
      • Se puede usar como antihipertensivo.
      • Ayuda a mejorar la calidad del sueño.

Ganoderma

¿En qué consiste el avance?

Pues bien, investigadores chinos han conseguido aislar un compuesto natural de los hongos Ganoderma, muy usados en la Medicina Tradicional China, que sirve para alterar el metabolismo de los lípidos y desencadena la muerte de las células. Este compuesto, bautizado como GL22, frena el crecimiento de las células tanto en organismos vivos como en células tratadas en laboratorios.

Por el momento los investigadores de la Academia de Ciencias de China han probado este avance en el caso del cáncer de hígado, uno de los más agresivos. Han conseguido reducir la expresión de las proteínas que vinculan los ácidos grasos (conocidos como FABP, por sus siglas en inglés) y esto comporta la muerte de las células cáncer, en este caso del de hígado.

Las FABP son las encargadas de transportar los ácidos grasos al interior de las células. Su función, además, es la de coordinar la respuesta de los lípidos en las células y mantienen estrecha relación con las vías metabólicas. El cáncer, por su parte, se caracteriza por el crecimiento rápido y descontrolado de las células. Este descontrol se traduce en un incremento en la producción de elementos fundamentales como ácidos nucleicos, ácidos grasos y aminoácidos.

Los resultados de esta nueva investigación avalan las técnicas para combatir el metabolismo de los lípidos a través del uso de FABP manipuladas como una estrategia válida para tratar el cáncer, y promueven a su vez el uso de hongos Ganoderma en la MTC como compuesto importante de los medicamentos contra esta enfermedad.

Uno de los temas más delicados en toda investigación son los efectos secundarios. De momento, en esta fase de la investigación, según los investigadores, se ha podido comprobar que el GL22 tiene efectos secundarios limitados en lo que respecta al crecimiento de las células normales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *